Nuestra Pastoral Vocacional

Encuentro de agentes de Pastoral Vocacional

San Antonio de Arredondo, Córdoba, mayo de 2017.

Las Hnas. Myriam y Gladis participaron de este momento de formación, para conocer,  y crear nuevos recursos en este desafiante tema, junto con referentes de todas las diócesis del país.

Aquí, algunas fotos

Arredon2Arredon

Arredondo3arredondo4

Arredondo13Arredond1

Arredondo 6Arredondo 8Arredondo 9Arredondo 7

Arredondo 13Arredondo 2


7 de mayo: Domingo del Buen Pastor

Jornada Mundial de oración por las vocaciones 

vigilia buen pastor


Para ayudarte a pensar... 

SIGNOS:“En el Evangelio la gente le pedía algún signo a Dios para creer en Él.....

¿hay signos objetivos para creer que me llama?"

encuentrosanjuan

SENSIBILIDAD. Quizás un pensamiento que se mantiene constante en el tiempo. Una ocurrencia que aparece en diversas etapas de la vida, más o menos fuerte en algunos momentos, pero últimamente lo encontrás con frecuencia; puede ser en forma de pregunta “¿qué tal si yo un día…?”, o como un suave deseo de fondo “¿y si empleara mi vida para…”.Va surgiendo una gran intimidad con el Señor y una gran sensibilidad espiritual.

La toma de conciencia de la propia amistad con Dios, cada vez más íntima, representa un claro signo que además anima a dar cada día un pequeño paso hacia adelante.  Es justamente ese pequeño “plus” que un día puede llegar a ser total y definitivo. Uno busca la compañía del Señor o somos más o menos conscientes de su presencia en el día a día.

No es que se tengan grandes problemas con uno mismo o con los demás, es...simplemente una cierta falta de plenitud sentida en diversas formas. A primera vista todo parece en orden. El trabajo y los estudios van bien, y sin embargo… falta algo… falta Alguien.

VIDA ESPIRITUAL

Sentís la necesidad de rezar de vez en cuando, dedicar algo de tiempo a orar, a pensar delante de Dios o a hablar con Él, vivir algo más cerca de los sacramentos. Te gustaría tener un mejor "clima" en tu vida espiritual.

A lo mejor recibiste una gracia especial en un momento preciso de tu vida: una peregrinación, una experiencia misionera, un voluntariado que no se ha quedado en lo material, la JMJ, la visita del Papa, ejercicios espirituales, etc….

Vivís la vida de gracia y te esforzás, en cuanto te resulta posible, por alejarte de las tentaciones y del pecado porque no querés herir tu amistad con el Señor.

GENEROSIDAD

Sentís un deseo de ayudar a los demás. A veces soñás con una entrega desinteresada y exclusiva que ocupe no sólo alguna hora a la semana, sino que polarice la vida misma. Las necesidades de los demás, de los más pobres, de los más débiles, te dejan pensando y hacen surgir en vos el deseo de hacer algo por ayudarlos.

A lo mejor, desde chicos sentiste el deseo de entregar la vida a Dios y ser sacerdote o monja, misionero o consagrada. Después con los años este deseo fue desapareciendo hasta que ¡de repente! se volvió a presentar  como una posibilidad real.

Sos generoso con los demás en la vida de todos los días o colaborás con ellos, enseñás catecismo, animás algún grupo, ayudás a los pobres de una u otra forma...

RECLAMOS INTERIORES

En tu corazón hay una gran sensibilidad para “escuchar” el mensaje del Señor como llamada a seguirlo: por ejemplo, una idea en la predicación te hace vibrar algo dentro, una carta de un amigo o de un sacerdote, una conversación con tus amigos, un libro que te deja preguntas abiertas.

Te llama mucho la atención el ejemplo de un amigo o una amiga que respondió a la llamada de Dios a entrar en el seminario o en un noviciado.

Vivís interiormente dudas a propósito de la vocación y no te sentís tranquilo...

¿Qué es la vocación?  Quién llama?

“El Señor no pide nada de vos… sólo quiere darte lo mejor para vos"

UNA PERSONA

El Señor no llama a hacer cosas, sino a estar con Él, a ser como Él. Por este motivo una tarea importante en el discernimiento vocacional es conocer a Jesucristo. Para algunos es la meta deseada después de haber recorrido, a veces, caminos tortuosos y en subida. Para otros es un don recibido desde siempre sin dificultades especiales ni complicaciones, de forma casi natural. Para todos debería ser la tarea más importante de la propia vida.

En tu corazón como en el de todos los hombres hay dos cuestiones fundamentales. La primera es sobre la verdad, la segunda sobre la felicidad. Dos preguntas abiertas que, si no encuentran respuesta pueden incluso causar heridas.

Pero estas preguntas encuentran la respuesta perfecta en una persona: Jesucristo. En en el Evangelio de Jn 1,38 mirando a dos jóvenes que lo seguían, Jesús les pregunta: “¿A quién buscan?”. Al final de este encuentro, en el versículo 41, los dos discípulos dirán: “¡hemos encontrado al Mesías!”.

UN AMIGO: Para cada uno de nosotros, Jesucristo debe ser una persona viva y con algunos atributos importantes: debe ser un amigo sincero e íntimo. Compañero de viaje para ayudarnos a alcanzar la felicidad y la verdad.

Vos, que estás buscando su voluntad, que buscás la vocación que Él prepará para vos desde siempre, tenés que conocerlo íntima y personalmente. Me vienen  a la cabeza unas palabras: conocer, amar, seguir. Nadie ama lo que no conoce, ni sigue a quien no ama.

El primer impulso del corazón es justamente éste: conocer a Jesús.

El SEÑOR

Es un “hombre-Dios” que ha venido a este mundo por mí, ha sufrido por mí, ha muerto por mí. Me ha acompañado paso a paso durante toda mi vida. Ha obrado milagros, curaciones, conversiones. Ha querido hacerse presente ante cualquier persona sin distinciones, sin prejuicios. Al final de su vida ha abrazado la cruz. Ha muerto y ha resucitado, ascendió a los cielos y ahora está presente en cualquier sagrario del mundo.

En una escena muy sugestiva del lago de Tiberiades los discípulos, al final de evangelio de Juan, vuelven a pescar. Tampoco en esa ocasión pescan nada y al amanecer, acercándose a la orilla, escuchan a un hombre que los llama y les pregunta si tienen algún pez. Ante estas palabras el discípulo “amado” responde definitivamente y por toda la vida “¡Es el Señor!”.
Entonces ¿no será capaz de darme las gracias necesarias para que yo también lo reconozca y lo siga? ¿no será capaz de acompañarme en los buenos y malos momentos de mi vida? ¿no será capaz de ayudarme a darle mi respuesta?

¿Te puedo ayudar?

Cada persona es única, y tiene una necesidad diferente. Por eso, si querés, puedo ayudarte a que encuentres respuestas a tus preguntas. Mandame un correo y te contestaré lo antes posible y de forma personal. No tenés nada que perder, y mucho que ganar.

 Con cariño

                                                                                 Hna Myriam           Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


http://www.vocacion.org/adn-de-la-vocacioacuten.html


Galería de nuestra Pastoral Vocacional